"Los hijos son como viajes al interior de una misma en los cuales el cuerpo, la mente y el alma cambian de dirección, se vuelven hacia el centro mismo de la existencia"
Isabel Allende



19.8.09

Consejos sobre el Arte de la Negociación

¡¡Hola todos!!


Me he dado cuenta que volví a caer en la palabra "No" muchos No para mí hijo, sii lo confieso se que debo reemplazarlo, y aunque ya lo había logrado reconozco que debo trabajar más en ello... Se que es difícil cambiar ciertas cosas que hemos llevamos con nosotros desde siempre pero debemos hacer el esfuerzo, para aprender el arte de negociar con nuestros niños, como padres, somos nosotros quienes debemos intentar resolver las frustraciones en nuestros pequeños, ya que en muchas ocasiones somos nosotros los que las provocamos, tampoco digo que debemos dejarles hacer todo lo que quieran o acceder a todos sus deseos; es mucho más sencillo de lo que creemos, empecemos por nosotros....



Foto Flickr (Chavezonico)



Encontré este excelente articulo en donde Lola Rovati de Bebés y mas en donde nos comparte algunos consejos que emplea con su niña de tres años y tres meses para resolver las situaciones del día a día; y al igual que la mayoría de los niños de esa edad, ha entrado en una etapa en la que la base de la comunicación con ellos es la negociación.

A los padres de niños que estén rondando esta edad les habrá sucedido que ven a sus hijos más maduros y asentados. Las rabietas ya no son tan frecuentes y al darles una indicación le recuerdan para la siguiente vez sin necesidad de estar repitiéndosela todo el tiempo.

Podrán ver que el niño se ha vuelto más colaborador, que internaliza las normas y que en general hace más caso (bueno, he dicho a veces). Pero claro, aquí entra en juego el gran arte de la negociación con los hijos.

Ojo que negociación no quiere decir soborno o chantaje al estilo de “si te portas bien te doy un caramelo”, no. La negociación consiste básicamente en establecer un acuerdo entre las dos partes donde no hay ganadores ni perdedores.

No se trata de imponer una postura autoritaria porque seamos los padres, sino de lograr una conciliación, aunque por supuesto, las pautas las ponemos los padres que somos los que tenemos la responsabilidad de educar.

Tampoco debemos olvidar que estamos hablando de niños pequeños, por lo que no debemos ser siempre implacables, algunas veces no es malo que cedamos, no significa por eso que nuestro hijo nos haya ganado o pasado por encima.

A la hora de lograr esa conciliación hay ciertas recomendaciones que debemos tener en cuenta para que las “relaciones bilaterales” sean satisfactorias.

● El tono importa: no hace falta gritar, la comunicación tiene que darse en un tono calmado y ameno como el de cualquier conversación.

● Darles opciones: en lugar de imponerles una tarea como “ordena tus juguetes” a lo que seguramente nos responderán de mal modo, reemplázalo por ofrecerle al niño dos opciones entre las que escoger como “¿qué prefieres, ordenar los juguetes o recoger los rotuladores?”

● Deja que te de opciones: las negociaciones son de dos partes, así que deja también que tu hijo te proponga otras opciones.

● Cómo formular las preguntas: una cosa es imponer y la otra consultar. No es lo mismo decir “a bañarse” que “luego de acabar esto nos vamos a bañar, ¿vale?”. Es más acertado hacerlo en forma de pregunta acabando con un “¿vale?” o un “¿de acuerdo?” para que tu hijo se sienta más partícipe.

● Adelantarnos a los hechos: por ejemplo, una buena forma es advertirle “recuerda que después de leer el cuento hay que dormir” cuando sabemos que la parte del cuento les encanta pero la de dormir no tanto. Remarcar la parte positiva de una situación para que también acepte la negativa, o la que le agrada menos.

● Buscar un punto de encuentro: una típica situación: el niño está jugando en el parque y le decimos “nos vamos”, él querrá quedarse veinte minutos más y tú sólo cinco; pacta en 10 minutos. A mí me funciona enseñarle el reloj e indicarle que cuando la aguja grande del reloj marque los 10 minutos tendremos que marcharnos.

● Darle explicaciones: “porque no” o “porque yo lo digo” no es una respuesta conciliadora. Recordemos que ya empiezan a tener más noción de las cosas, así que explicándoles nuestras razones y puntos de vista conseguiremos que nos entiendan mejor. No es cuestión de darles discursos, debemos ser concisos y directos para que un niño de tres o cuatro años nos entienda.

● Ponernos en su lugar: muchas veces la clave consiste en mirar la situación desde el punto de vista de un niño de 3 años, a quien es muy entendible que no le guste la lengua a la provenzal que le has servido.

● No tener el “No” fácil: hay muchas formas de decir que no, incluso sin necesidad decirlo. ¿Qué hacer cuando el niño quiere comer un caramelo apenas se levanta? En lugar de decir que “no” le respondemos que primero debe desayunar y que luego podrá comerlo.

● Ahora bien, cuando decimos que “No” es no: los niños necesitan límites, no lo digo en el sentido del autoritarismo, sino que el niño busca que los padres les demos una referencia de los que está bien y lo que está mal. Ser firme no quiere decir ser autoritario, se la llama autoridad positiva. Por eso, debemos pensarlo bien antes de decirles a algo que no. Si decimos que no pero después es si, el niño seguirá insistiendo, pero es diferente cuando sabe que el “No” no es negociable, así como es importante que sepa que no todas las situaciones son negociables.

Espero que estos consejos sean de gran utilidad y les ayuden para llevar el día a día, con los niños que por cierto… ¡qué mayores se nos hacen, ¿verdad?!

Más información:

Pbs.org y Faithfirst


Sitio Oficial: Bebés y Más


Otros articulos muy interesantes:


Como Aprenden los niños a negociar.


Cómo decirles que no sin decir “no” .

8 comentarios:

Nancy y Matías dijo...

MI chiquito tiene tan sólo 1 año y 10 meses, pero ya estamos con las negociaciones. Por ejemplo, si quiere jugar con globos, primero hay que juntar los juguetes que estén por el piso, para no tropezarnos luego.

Martha dijo...

Hola!!

Nancy que alegria leerte!!!

Tan hermoso tu nene, es mejor empezar desde peques no?? jejeje

Te dejo un abrazo y muchas felicidades por tu hermosa familia!!

Besitos!!

Silvia Güidone dijo...

¡Hola Martha!
Muy buenas tardes.
Interesantísimo el tema que has elegido para esta entrada.
Coincido que tenemos el "no" fácil.
Vengo de una generación que nos decían ¡no!,bajabamos la vista y no preguntabamos el porqué.Hacíamos caso sin chistar,sino venía algún castigo.Por eso traté de darles el porqué a mis hijos de los "NO",sin olvidarme de la cuota de paciencia y mucho amor .En el momento te dicen a lo mejor-¡qué mala sos!.A sus tres, cuatro o cinco años no comprenden una negativa.
El artículo de Lola Rovati es muy acertado,sobretodo en lo que explica de los tonos,opciones,negociación,autoritarismo positivo.
Ahora pensando en mis nietos y los límites que debemos ponerles desde pequeños,tendré en cuenta estos consejos.
Gracias Martha.
¡Feliz fin de semana!
Cariños y sonrisas para ti.

Martha dijo...

Hola!!

Silvia, si totalmente de acuerdo contigo, aunque aveces cuesta!!!! Pero debemos ser fuertes y hacer lo mejor que podamos!! que bueno lo que nos cuentas, de verdad Felicidades creo que eres una mamás y una abuela genial!!!

Yo ando cuestionandome muchas cosas, porque mí hijo ahora me pone nuevos retos, muchas veces me hace dudar, pero lo bueno de poder compartir con personas maravillosas como todos ustedes, es que me hace ratificar todo lo que pienso, solo con leerlos se me alegra el dia, entonces tengo más fuerzas y energias renovadas para seguir adelante sin rendirme!!!

Gracias por visitarnos y por estary ahí!!

Te dejo un abrazo gigante!!! y ojala que tengas tú también un excelente fin de semana!!

Besitos!!

Bóboli comunicación dijo...

Holaaa!
qué artículo más completo, muchas gracias por compartirlo con todos!!

me parece muy acertado todo lo que dice! ;)

besitos!!

Martha dijo...

Hola!!

Bóboli comunicación!!! Muchas gracias y me alegra que sirva a otras personas que al igual que nosotros, estan pasando nuevos retos y nuevas experiencias con sus hijos!!!

Te dejo un abrazo gigante!!

Lisa Renata dijo...

la verdad que si es fácil caer en la rutina del "NO". se que constante mente me recuerdo a mi misma que debo cambiar la manera que les estoy contestando o negando a mis hijos. lo mas curioso es que esto lo noto mas al hablarles en español (cual es mas seguido), en ingles tiendo a encontrar mas maneras de usar la palabra "no" sin tener que usar la palabra misma.

buen articulo, gracias.

Martha dijo...

Hola!!

Lisa, Bienvenida a este espacio, y muchas gracias por leernos y por seguirnos!!! Visite tú blog, me parecio muy acogedor, las fotos son hermosas, felicidades!!! Esta noche te leo con más calma!!!!

Entiendo lo que dices, mira te voy a dar un tip que yo uso y me sirve mucho, depronto podrias hacer una lista de tus posibles respuestas en Español, con eso estarás preparada para cuándo tus hijos te pregunten ó hagan algo, te vas a dar cuenta que ahí sale a flote nuestra creatividad, dandonoss cuenta de que aveces ofrecemoss muchas ordenes, y decimos muchos "No", espero que te sirva!!! Oye eres Colombiana y vives en Estados Unidos? Bueno te lo pregunto porque me da mucha emoción encontrar a más mamitas de este país!!!!

Espero que sigamos en contacto!!

Te dejo un saludo muy cariñoso!!