"Los hijos son como viajes al interior de una misma en los cuales el cuerpo, la mente y el alma cambian de dirección, se vuelven hacia el centro mismo de la existencia"
Isabel Allende



7.1.09

De la dependencia a la Independencia

¡¡Hola, hoy quiero compartir con ustedes un excelente artículo que encontré, es un poco largo pero vale la pena!!

Habla justamente de lo que actualmente estamos viviendo con nuestro hijo David, tiene dos años y cinco meses, es un niño muy feliz, tierno, juguetón y parlanchin; creo que esta dejando se ser bebe para convertirse en niño, y aveces siento que estamos fallando en algo, queremos respetar sus frustraciones, sus momentos de enojo y de felicidad, sus rabietas, y el querer hacerlo todo el "Solito". Pero hay situaciones que nos superan....Queremos guiarlo de la mejor forma sin llegar a sobre protegerlo, así que me parece que este articulo nos da muy buenas pautas para llevar de la mejor manera esta etapa en su crecimiento, con Amor y con Respeto...



El articulo dice:

Todos hemos dejado atrás la ayuda de otras personas cuando aprendimos a hacer algo por nuestra cuenta...

Cada vez nos apoyamos más en nosotros mismos, somos más independientes, podemos resolver nuestros asuntos con nuestros propios medios. Tu hijo hace lo mismo.

¿Qué tanto lo apoyas en su camino hacia la independencia?

¿Qué tanto quiere él ser auto suficiente?

¿En qué actividades depende tu hijo de ti?

¿Cuáles son las actividades que tu hijo realiza con independencia?

El niño y la niña tienen que recorrer un largo camino para pasar de la dependencia casi total del recién nacido a la independencia de un ser humano maduro

Cuando nace, el bebé está sujeto a que sus papás lo alimenten, lo limpien, lo muevan o lo abriguen. Poco a poco podrá hacer estas cosas por su cuenta, pero solamente lo conseguirá si lo dejamos practicar.

El pequeño tiene que aprender a comer y dormirse solo, a moverse de un lado a otro, a decidir lo que quiere y lo que no quiere hacer, a saber qué desea y a conseguirlo cuando sea posible. Cualquier cosa que realicemos por nuestro hijo cuando él ya sabe hacerla, es un obstáculo que ponemos a su desarrollo.

Es mucho más fácil vestirlo o darle de comer en la boca, así no tenemos que esperar a que él
termine de ponerse los pantalones ni limpiar la mesa. Pero ayudarle de más le quita al niño el orgullo de progresar, de poder decir: “Yo lo hice solito”. Quitarse los zapatos, ponerse el suéter, guardar sus cosas, son para él verdaderas victorias. No vale la pena arrebatárselas.

Tampoco es conveniente pedirle antes de tiempo lo que aún no es capaz de hacer

Al principio hay que enseñarle. Repetirle varias veces cómo se hacen las cosas: “Y ahora tallamos las rodillas con la esponja”, “Primero metemos la cabeza y luego los brazos”. Debemos observarlo y dejarlo que pruebe. Él irá demostrando sus habilidades: a los siete meses podrá quitarse los calcetines, a los cuatro años será capaz de vestirse solo; a los diez meses comerá con las manos, a los tres años manejará bien una cuchara. Es un verdadero arte ir a su paso: ni más rápido ni más lento.

Aunque el niño depende de sus padres y de los adultos en general, se encuentra en una lucha constante por su independencia física y emocional

A esta edad el niño quiere que lo apoyemos, pero también que lo dejemos libre. Se enoja cuando no le permitimos hacer todo por sí mismo, pero al mismo tiempo pide ayuda. En estos primeros años van a darse etapas en las que hace berrinches, desobedece y dice “no” a lo que le pedimos. Estos comportamientos son ensayos para aprender. El pequeño no sabe cómo ser independiente, y lo único que puede hacer es rebelarse. Poco a poco, encontrará maneras más suaves, positivas y eficientes de ser autónomo sin causar problemas.

Los padres nos sentiremos menos impacientes si sabemos que estas situaciones incómodas son necesarias para el crecimiento de nuestro hijo

La rebeldía forma parte del impulso natural del niño hacia la independencia. Es sano que el pequeño nos necesite cada vez menos.

Contemplar el camino completo del desarrollo del niño y saber a dónde va puede aliviar las tensiones del viaje; si sólo vemos los baches y las barrancas, no disfrutaremos del paisaje y de las flores y, sobre todo, no apreciaremos ni nos daremos cuenta de cómo nuestro hijo va adquiriendo la capacidad de resolver sus propios asuntos, de ser responsable, independiente y autónomo.

El niño quiere que lo apoyemos y que lo dejemos libre

Para dar un salto, regresamos unos pasos. Para cruzar un río, nos detenemos un tiempo hasta encontrar el sitio más seguro. El niño hace lo mismo. Así es el crecimiento. Los retrocesos en algunas ocasiones son buenas señales de que el niño está preparándose para avanzar. Sucede también que algunas situaciones como el cambio de casa, el nacimiento de un hermanito, las tensiones en la familia o algunas pérdidas importantes, provocan algún retraso en el niño. Si ya había dejado el biberón o los pañales, vuelve a necesitarlos; si ya guardaba sus cosas, vuelve a dejarlas tiradas

No es conveniente utilizar el castigo para corregirlo, y mucho menos decirle:
“Ya eres grande, ya es hora de que...”

Por el contrario, debemos apoyar a nuestro niño, ayudarlo un poco más en lo que hace, acompañarlo a la hora de dormir, decirle palabras de aliento, permitirle estar más tiempo con nosotros, manifestarle nuestro afecto.

Se necesita paciencia, respeto y una gran comprensión para entender qué está construyendo nuestro niño cuando hace las cosas por sí mismo.
Nada menos que su libertad.


Sitio oficial Aquí

8 comentarios:

•○.☼kerita☼.○• dijo...

muchisimas gracias por traerte este articulo, es muy cierto lo que dice, de hechome recuerda esto al texto con el conoci tu blog, el de prometo abrazarte pero no amarrarte es parte de estar ahi, ayudarlos a aprender pero dejarlos solitos cuando ellos así lo decidan.

Martha dijo...

Hola!!

Si es muy cierto, pero existen padres a los que les cuesta mucho... Por ello es necesario conocerlos para entenderlos y así abrazarlos sin amarrarlos, para que puedan ser Felices!!

Saludos

Karina dijo...

Hola Martha!
Fíjate que a pesar de que estoy muy atenta con este tipo de información me sucedió(sin darme cuenta)que el agua siempre se la daba a mi hijo en biberón, hasta que ví un nené de su misma edad manipulando bastante bien un vaso, te digo que ese día me sirvió para reflexionar y revisar cada detalle.

Es verdad hay cosas que hacemos con la mejor intención, pero que no significan que sean las más adecuadas para ver en ellos un desarrollo progresivo.

Un abrazo
Karina

Fabiana dijo...

Me quedo sonando esto en mi cabeza...
Se necesita paciencia, respeto y una gran comprensión para entender qué está construyendo nuestro niño cuando hace las cosas por sí mismo.
Nada menos que su libertad.
...Nosotros como padres sabremos el limite de la libertad?

Voy a esperar para contestarmelo, es muy chiquita Martu!! jajaja


Besos Martha!! FELIZ AÑO!!

Martha dijo...

Hola!!

Kari, Gracias por tu comentario, y si tienes toda la razon aveces con las mejores intenciones, cometemos errores, pero lo importante es reflexionar y darnos cuenta de que ellos estan creciendo y no podemos ser un obstaculo, tambien tenemos que ser muy ingeniosos para crearles ambientes de tranquilidad así los niños puedan ser ellos mismos!! Aveces es duro pero con mucho Amor, Paciencia y Comprensión lo lograremos!!!

Te envio un gran abrazo!!

Martha dijo...

Hola!!

Fabiana si es dificil y en realidad aveces nisiquiera nosotros mismos sabemos el significado de esa palabra, "Libertad" Pero sabes? Creo que la única forma de entenderla y comprenderla es saber escuchar nuestro instinto, el muchas veces nos lleva a reflexionar mirandonos hacia adento, para poder entregar lo mejor de si mismos como personas y como padres... Si somos libres podremos ofrecer libertad, no solo de espacio sino de mente también...Aunque este tema es muy complejo y podriamos abriri un post jejee!!

Saludos y un beso grande a tu nena!!

Karina dijo...

Hola Martha!

Corazón cuando tengas un ratito pasa por mi blog que te hice heredera de un dulce "meme" ;)

Besitos enormes!

Martha dijo...

Hola!!

Kari, que belleza, esta muy tierno, muchas gracias por tenerme en cuenta!!

Te envio un abrazo grande!!

Martha