"Los hijos son como viajes al interior de una misma en los cuales el cuerpo, la mente y el alma cambian de dirección, se vuelven hacia el centro mismo de la existencia"
Isabel Allende



10.6.11

El Extraño caso del Cangurito

Viernes de Reflexión...





Cangurito se asomó al exterior desde el bolsillo de mamá Canguro.


“Huum” ¡Qué grande es el mundo! ¿Cuándo me dejarás salir a recorrerlo?


“Yo te lo enseñaré sin necesidad de que salgas de mi bolsillo.


No quiero que conozcas malas compañías, ni que te expongas a los peligros


del bosque. Yo soy una canguro responsable y decente”.



Cangurito lanzó un suspiro y permaneció en su escondrijo sin protestar.


Ocurrió que Cangurito empezó a crecer y lo hizo de tal manera que el bolsillo de mamá

cangura se rompió por todos lados.



¡Te prohíbo que sigas creciendo!


Y cangurito obediente, dejó de crecer en aquel instante.

Dentro del bolsillo de mamá cangura, comenzó cangurito a hacerse

preguntas acerca de todo lo que veía.


Era un animalito muy inteligente y mostraba una clara vocación de científico.


Pero mamá cangura le molestaba no encontrar a mano las respuestas necesarias


para satisfacer la afanosa curiosidad de su pequeño hijo.



¡Te prohíbo que vuelvas a hacer más preguntas! y cangurito que cumplía a la perfección el cuarto mandamiento, dejo de preguntar y con cara inocente aceptó la orden de su madre.


Un día, las cosas estuvieron a punto de volver a su normalidad.


Ocurrió que cangurito vio cruzar ante sus ojos una cangurito de su misma edad.


Era el ejemplar más hermoso de la especie.



“Mamá quiero casarme con esa cangurita”.

¡Oh! ¿Quieres abandonarme por una cangurita cualquiera?


Este es el pago que das a mis desvelos. ¡Te prohíbo que te cases! Y cangurito no se casó.


Cuando mamá cangura murió, vinieron a sacar a cangurito del bolsillo de la difunta.


Era un animal extrañísimo. Su cuerpo era pequeño como el de un recién nacido, pero su cara comenzaba a arrugarse como la de un viejo animal.

Apenas tocó la tierra, su cuerpo se baño en un sudor frío.


Tengo… tengo miedo a la tierra, parece que baila a mi alrededor. Y pidió que le metiesen en el tronco de un árbol. Cangurito pasó el resto de sus días asomando el hocico por el hueco del tronco. De cuándo en cuándo se le oía repetir en voz baja:



“¡verdaderamente, qué grande es el mundo…!”



Agradezco si alguien conoce su Autor, para incluirlo aquí.


Para pensar... ¿Muy triste verdad? Todos somos humanos y nunca es tarde para rectificar...Los padres somos las guías de nuestros hijos y depende mucho de nosotros el que se conviertan en buenas personas, de éxito, triunfadoras, y sobre todo sin temores, con una autoestima elevada, principalmente libres de todo, felices y seguros de si mismos. La independencia de los niños comienza desde el nacimiento. Permitámos que exploren y descubran el mundo bajo sus instintos, sin dejar de ofreceles nuestra ayuda, nuestra guía cuándo así lo requieren para no obstaculizar su sano desarrollo.



Feliz fin de semana.

4 comentarios:

Jeane - ropa de ciclismo dijo...

Haciendo una analogía con el cangurito y el ser humano.
El hombre está sano y seguro, pero ha sido concebido para luchar en la selva.
Todo logro supone cruzar el río o cruzar por tierras pantanosas.
Sin esfuerzo no hay triunfo.

Mar dijo...

Que bonito, tiene un gran mensaje :)

Lo comparto en el facebook, besotes

Martha dijo...

¡¡Hola Jeane!!

Muy acertado lo que dices, por eso siento que debemos asumir nuestras maternidades y paternidades de formas concientes, confiando siempre en nuestra voz interior y sobre todo en nuestros hijos, como tú muy bien lo dices: " Sin esfuerzo no hay triunfo" y si no les permitimos vivir,menos verdad?
Te dejo un abrazo!!!
Gracias por estar..

Martha dijo...

¡¡Hola Mar!!!

Bienvenida, si coincido contigo, es un mensjae que nos deja pensando y reflexionando mucho!!!

Muchas felicidades por tú espacio está muy bonito!!!

Un abrazo muy grande y gracias por difundir!!!

Saludos!!!