"Los hijos son como viajes al interior de una misma en los cuales el cuerpo, la mente y el alma cambian de dirección, se vuelven hacia el centro mismo de la existencia"
Isabel Allende



18.5.09

Hijos fuertes ante las adversidades

Hola, muchas veces me detengo a observar a mi alrededor a otras madres, y sin pretender juzgar he visto como muchas madres y padres hacen lo que sea para evitar que sus hijos caigan en frustraciones, en rabietas ó berrinches por algo, pretenden hacer que nada pasa, como si no fuera normal sentirse agobiado ó molesto por algo, hacen todo lo que estos les piden, sin importar si es adecuado ó no, quizás por temor al que dirán los demás, convierten a sus hijos en pequeños manipuladores, otros para compensar su ausencia compran juguetes sofisticados, dulces y toda clase de cosas innecesarias, vacias y momentaneas, porque lo único que los niños quieren es amor, nada más!!!


Por ello quiero compartir con ustedes un excelente articulo que llego a mí correo, hace unos días, espero puedan sacar lo mejor para aplicarlo en cada situación, que esten viviendo.






El articulo dice:

Frustración versus Reciedumbre


Por: Elena Roger Gamir

Al principio no nos damos cuenta: son tan pequeños y tan vulnerables que creemos que lo mejor es darle todo tipo de comodidades y seguridad. Con el tiempo nos percatamos que no hemos sabido combinar esa comodidad con exigencia, esa seguridad con esfuerzo.

Resultado: nuestros hijos crecen frágiles, con poca resistencia a la frustración y con pocas aptitudes de superación. Es importante educar a nuestros hijos en la reciedumbre, en la capacidad de superar y afrontar dificultades. Debemos desarrollar en ellos desde pequeños una voluntad fuerte, sentido del sacrificio y fortaleza interior. Los adultos bien sabemos que la vida no es fácil. Nos depara sorpresas, a menudo dolorosas y difíciles de soportar. Nos exige sacrificios, privaciones y nos da muchas lecciones de humildad. Y esta es la vida con la que se encontrarán nuestros hijos: con momentos buenos y momentos malos.

Preparémoslos para sacar el mejor partido de todos esos instantes. ¡Empieza desde ya!

¿Quieres saber cómo ayudar a tu hijo a superar las dificultades del día a día?

Mira los consejos que te damos: 14 reglas de oro para educar a tu hijo con reciedumbre:

  • Para tener reciedumbre. Hay que estar seguro de uno mismo. La base de la seguridad de toda persona reside en el respeto y el amor que recibe de las personas que quiere. Por eso, trata a tu hijo como a la persona más importante del mundo. Dile a menudo: "Nunca dejaré de quererte, hagas lo que hagas", lo que no quita que se le llame la atención por su comportamiento negativo.

  • Enséñale autocontrol. Enséñale a acabar lo que empieza, a dilatar la gratificación, a controlar sus impulsos. Para ello, desarrolla con él un vocabulario de sentimientos. Muchos niños se sienten frustrados y agresivos porque no saben expresar sus sentimientos. Lloriquean, se quejan, pegan y desisten de sus intenciones. Escribe en una pizarra todos los adjetivos que muestran enfado o tristeza: enojado, irritado, enfurecido, etc. Cuando tu hijo esté enfadado, úsalas para que pueda identificar sus sentimientos: "Parece que estás realmente furioso; hoy los deberes son más difíciles que otros días ¿verdad?" Esto es suficiente para que se sienta comprendido y haga un esfuerzo "extra".

  • Estimula su aprobación interna. Haz que tu hijo no dependa de tu aprobación sino de su propio reconocimiento. Para ello, cambia los pronombre "yo" por "tu":- Incorrecto: Estoy muy orgullosa porque no has caído en la provocación de tu hermano.- Correcto: Debes estar muy orgulloso por no haber caído en la provocación de tu hermano.Actuando de este modo, conseguirás que se mueva por sus propios objetivos y opiniones, no por lo que piensen los demás de él.

  • Sé modelo de autocontrol para tu hijo. Si estás en una cola y alguien se cuela, si conduciendo te pitan e insultan, si se te ha borrado el trabajo del ordenador o si tu hijo te reta a una lucha de poder recuerda que eres modelo de autocontrol para tu hijo. Tenlo en mente y aprovecha las circunstancias del día a día para enseñar autocontrol a tus hijos. La técnica de parar, pensar y actuar ayuda en este sentido. Pregúntate si compras impulsivamente, si discutes con demasiada vehemencia, si te dejas llevar por tu estado de ánimo; si te quejas cuando las cosas no salen como deberían, si te niegas a comer lo que no te gusta o si no le das importancia a la puntualidad. Son pequeños detalles que los niños registran en sus mentes y van conformando su personalidad.

  • Habla con tu hijo sobre lo que es autocontrol. Explícale que cuando "se aguantan las ganas" de tomarse el postre antes de cenar, de insultar a un compañero que le ha ofendido o de jugar al ordenador cuando no toca está teniendo autocontrol. Identifica las diferentes situaciones del día en que tu hijo supera la tentación y házselo saber: Marcos te ha dicho en el colegio que hagas una cosa que tu no querías hacer y no la has hecho. Eso es autocontrol. Debes estar muy contento de haberlo conseguido. Acostúmbrate a utilizar la palabra "autocontrol" en tu casa para que aprendan a reconocer en ellos esta cualidad.

  • Dale responsabilidades a tu hijo de acuerdo con su edad. Además de la de estudiar y sacar buenas notas. Reparte de manera proporcional las tareas del hogar y exige su cumplimiento con la calidad que se merecen. No bajes el tablón de exigencia solo porque tú hijo es pequeño o porque tiene mucho que estudiar. Si tiene capacidad de realizarlas, debe cumplirlas con la máxima calidad.

  • Conoce a tú hijo. No siempre que te llama te necesita. De hecho, tu hijo necesita llorar, equivocarse y rectificar sin tu ayuda. Dale espacio y tiempo para aprender a superar por sí mismo sus problemas.

  • No cedas ante sus caprichos y berrinches. Hay cosas que se pueden explicar y negociar pero hay otras que deben aprender a aceptar sencillamente por seguridad ó bienestar.

  • Quiérelo y dejaselo saber. con detalles, con tu tiempo, con tu presencia, con tu ánimo y con tus palabras pero no evitando que consiga cosas por sí mismo, esforzándose y superándose.

  • Enséñale a enfrentarse a la injusticia. Utiliza para ello las reuniones familiares. En ellas tus hijos se implicarán y podrán defender sus puntos de vista, respetando los de los demás. El objetivo es que, con el tiempo, sean capaces de defender sus principios y actuar en consecuencia.

  • Enséñale deportividad, enséñale a jugar limpio. El deporte es una gran herramienta para fomentar el esfuerzo, la perseverancia y la superación de uno mismo.
  • Establece unas normas claras y sus consecuencias. Asegúrate que todos las conocen y trata de cumplirlas. Un solo consejo: sé consecuente con ellas.

  • Fomenta el sentido del humor. Evita sobredimensionar los problemas con buen humor y alegría. Un padre o una madre divertidos y alegres son tan o más dignos de crédito que aquellos padres huraños y culpabilizadores.

  • Formula y comparte un enunciado familiar que guie vuestro comportamiento: Esta familia hace lo que debe, no solo lo que le apetece.

Por: Elena Roger Gamir

Editora

Sitio Oficial Aquí

8 comentarios:

Lola dijo...

Muchas gracias por tu post, es muy interesante. besos

Martha dijo...

Hola!!

Lola, gracias por visitarnos!!! Si es un articulo bien interesante porque nos da ideas para saber actuar frente a una dificultad de nuestro día a día, pero sobre todo a tratar a los niños con Respeto!!!

Te envio un cálido abrazo!!

Stella dijo...

Excelente artículo. Gracias por compartirlo. El domingo pasado en misa el padre decía que los muchachos de ahora eran flojos e irresponsables y todo porque de niños solo les bastaba abrir la boca para que todos salieran corriendo a darles lo que pedían. Se acostumbran tan mal y luego cuando grandes lo quieren todo regalado. Estos consejos están buenísimos y cogeré unos cuantos para ponerlos en práctica.

Martha dijo...

Hola!!

Stella, gracias por visitarnos!!! Es muy gratificante para mí saber que por medio de este espacio puedo llegar a tantas personas y me alegra mucho encontrar mamis Colombianas que se identifican con este estilo de Crianza que nos da tantas alegrias y nos hace querer ser mejores padres!!! Es muy cierto lo que nos cuentas, algunos niños son malcriados por sus padres ó cuidadores, por ello debemos ser cuidadosos para no caer en excesos!!!

Esta muy interesante tú blog, muchas felicidades por tú hermosa familia!!

Te envio un saludo cariñoso!!

Bóboli comunicación dijo...

Hola
Me ha gustado mucho este artículo me parece muy interesante, gracias por compartirlo.
La verdad que yo también creo que ser un modelo para los peques es lo esencial, porque ellos harán lo que ven en sus mayores.

Un saludo y enhroabuena por el blog.
Boboli

Martha dijo...

Hola!!

Bóboli, muchas gracias por visitarnos!! Me alegra que te guste el blog!!! y estoy totalmente de acuerdo contigo, nosotros como adultos debemos aprender a educarnos y a reconocer que también cometemos errores y nos equivocamos, pues no somos perfectos, lo importante es aceptarlo para hacerlo mejor la proxima vez!!

Te envio un saludo muy especial!!

Lu dijo...

Crecer duele. Ojalá y pudiéramos ahorrarles a nuetros hijos cualquier tipo de dolor, pero todos sabemos que es imposible y que hacerlo es perjudicial.

Los niños tienen que aprender a vivir, y para hacerlo van a equivocarse y eso está bien, es un proceso natural.

Interesante artículo.

Lu
Mamá de DOS chancletas

Martha dijo...

Hola!!

Lu, cuanta verdad, por ello debemos aprender a afrontar las adversidades y las situaciones del día a día, para transmitirles seguridad, y confianza, convirtiendonos así en un buen ejemplo a seguir, para que ellos crezcan con bases y valores fuertes y sepan tomar el mejor camino en lo que hacen, pero sobre todo felices y conozcan que sus acciones traeran consecuencias positivas ó negativas siempre les dejaran algo que aprender!!

Te envio un gran abrazo!!