"Los hijos son como viajes al interior de una misma en los cuales el cuerpo, la mente y el alma cambian de dirección, se vuelven hacia el centro mismo de la existencia"
Isabel Allende



24.2.09

Cómo educar bien a tu hijo

Criar a nuestro hijo nos ha cambiado la vida de forma muy positiva es una aventura llena de emociones y alegrías que vivimos día a día. Nos da lecciones de amor, de fortaleza, de ternura y hace que muchas veces seamos un poco más niños para entender su forma de ver el mundo de los adultos y nos demuestra que desde allí el mundo luce mucho mejor. Entendimos que con Amor, las cosas son mucho más faciles, hoy vemos que nuestro hijo es feliz y nosotros también.

La llegada de David fue lo mejor que ha podido sucedernos y hemos descubierto en nosotros mismos una personalidad que creíamos no tener la cuál desconocíamos por completo, somos más cuidadosos al momento de hablar porque sabemos que él esta pendiente para repetir, para aprender de nosotros, sus modelos, sus ídolos, hoy compartimos nuestra vida juntos con un mundo de satisfacciones, gracias a él podemos decir que en muchos aspectos de nuestras vidas somos mejores personas...

Por ello comparto este articulo con todos ustedes, y espero sea de gran utilidad:





La mayoría de los padres nos preguntamos qué es la educación, para qué sirve y cómo se lleva a cabo. Encontrar el punto medio parece tan difícil como caminar en la cuerda floja... Pero es más fácil de lo que creemos. Incluso los que creen tener las cosas claras atraviesan momentos en los que dudan sobre si lo han hecho bien o mal. La mayoría de los padres queremos que nuestros hijos sean adultos maduros, felices, independientes y creativos. Pero, ¿cómo podemos hacerlo?


Seguridad ante todo


En casa

El niño necesita sentir que su familia es estable, sólida e incondicional. El pequeño tiene que sentir que su casa es el lugar al que pertenece de forma incondicional y donde tiene los mismos derechos y obligaciones que los demás. El hogar tiene que ser un lugar seguro para poder expresarse libremente sin temor a las represalias. Tanto las expresiones positivas (juegos, gritos, risas, etc.), como las negativas (pataletas, malos humores, llanto, etc.). Respuestas como: "En mi casa te comportarás como yo mande", son indicaciones de que realmente aquella no es su casa y es un lugar inseguro porque está condicionado a que se comporte "bien".


Una personalidad segura

La estrecha relación del bebé con su madre es vital, pues la única forma que tiene de saber que existe es a través de ella. Mamá, junto a las demás personas de su entorno, le dicen al niño quién es y qué es. Los cimientos de la personalidad se forman desde el nacimiento del bebé. Cuando el recién nacido necesita comida o mimos, lo manifiesta, y si no quiere algo, también lo hace saber. Esta capacidad es la base de su autoestima. Conviene respetar su ritmo y sus demandas porque cuando comunica una necesidad y ésta queda satisfecha, el bebé se siente poderoso e independiente. Si sus padres no le hacen caso, nunca sabrá si sus sensaciones son reales. Se convertirá en un ser pasivo e indeciso que esperará a que le den lo que necesita en lugar de ir a buscarlo él.


Cariño y apoyo


Los niños necesitan cariño y apoyo incondicional. Debemos apoyar sus decisiones positivas y comentar y discutir las negativas (las que no gustan a los padres). Así, el pequeño puede aprender a negociar o a convencer a los demás, y a reconocer sus errores. El "No, porque lo digo yo", no es una forma constructiva de educar.



Dos grandes errores


1- Ser demasiado permisivos


Satisfacer las necesidades de los hijos no implica satisfacer todos sus deseos. Ellos no conocen los límites y nosotros debemos discernir entre una necesidad y un capricho. Esto no siempre es fácil ya que la satisfacción de un capricho puede ser una necesidad real para un niño.

El niño al que se le da todo lo que quiere se puede hacer una idea equivocada del mundo. Pensar que tiene un derecho innato le puede causar problemas graves de enfrentamiento con la realidad cuando sea adulto.

Otra consecuencia puede ser que el niño no aprenda a resolver conflictos. Si los padres siempre dicen que sí a todo, no sabrá negociar y se encontrará en desventaja cuando sea mayor.

La excesiva permisividad surge cuando los padres no dedican suficiente tiempo a sus hijos y les compensan dándoles lo que quieren. Es evidente que los regalos y las chucherías son pobres sustitutos de los padres y solo empeoran las cosas



2- Ser demasiado rígidos


La rigidez exagerada es tan dañina como la permisividad excesiva.

Lo que es válido un día puede no serlo al siguiente. Las necesidades de los hijos son complejas y requieren que los padres se den cuenta de sus por menores.

Si le explicamos a los niños el porqué de la decisiones, éstos verán su lógica (aunque no estén de acuerdo), y las acatarán con más facilidad.

Los hijos educados con flexibilidad tienden a transformarse en adultos más seguros y abiertos que los que han sido sometidos a reglas arbitrarias y rígidas.

Hacerlo bien es sencillo

Por un lado hay que tener cuidado de no ser rígido; por otro no debemos pasarnos de permisivos. Hay que imponer un orden, sin ser autoritarios. Debemos tener buena relación con ellos, pero no llegar a ser un amigo más. Hay que respetarles, sin tener miedo a echarles una bronca si hace falta.

Parece una tarea imposible de realizar, pero la educación, más que una serie de acciones, consiste en estar con los niños día a día. Si nosotros estamos tranquilos y contentos, ellos también lo estarán.

No conviene dramatizar. Si nos equivocamos hoy, lo compensamos mañana. Si estamos de mal humor y los tratamos injustamente, con pedir perdón y explicarlo queda todo arreglado.

El secreto está en tener un contacto profundo y verdadero con los hijos. No basta con estar simplemente en la misma habitación. Hay que escucharles, mirarles sin prejuicios y aceptarles tal y como son. Cuando existe este contacto profundo, los padres no tienen problemas para discernir qué hacer en cada situación, pues sienten las necesidades de sus hijos como si fuesen las suyas propias.


Por: David Trotzig, psicoterapeuta.
Sitio Oficial Aquí

17 comentarios:

Gore dijo...

se parece mucho al texto de Carlos Gonzales

totalmente de acuerdo

=D

Martha dijo...

Hola!!

Gore, si el articulo es bien interesante y claro si los padres no ponemos lo mejor de si mismos en este camino tan hermoso, quizás nuestros hijos no van a encontrar en nosotros lo que buscan para ser seres humanos independientes, seguros y felices!!! Te cuento que soy fans numero uno de Carlos Gonzalez jejeje!!

Saludos

Laura dijo...

Gracias Marthita!! Como andas amiga, tanto tiempo??
Te extrañamos! Un beso enorme!
Lau

Martha dijo...

Hola!!

Lau, gracias por tu mensajito, por acá afortunadamente todo bien, pero ya te envie un privado contandote más ok!!

Besitos mil!!

Rose dijo...

¡Hola! He llegado a tu blog buscando información sobre un libro, y veo que tienes una buena recopilación de artículos muy interesantes, además de un niño precioso...
Un saludo.

Martha dijo...

Hola!!

Rose bienvenida, gracias por tus palabras y me alegra que te guste nuestro espacio que es para todos!!

Ven cuentame que libro estas buscando? Quizás te pueda ayudar, bueno te envio un abrazo enorme y ya sabes estamos para ayudarnos!!

Saludos

María Luisina Irusta de Donna dijo...

Si, si, si... PERO QUE DIFICIL!!
En teoria todo es mas facil...
A medida que un niño crece, los problemas que se presentan en la crianza se vuelven cada dia mas enormes.
Yo siento que criar a Tomás es mi real desafio. Y que con Luca, aplico lo aprendido.
Pero educar, tambien es a prueba y error... No existe el manual para el padre perfecto y se existe, es dificil de aplicar.

Martha dijo...

Hola!!

Maria Luisina, claro es dificil criar y educar a nuestros hijos, pero en eso consiste este camino en aprender de los errores para intentar no caer en él dos veces, y para que cada día sea mejor que el anterior!!

Es duro pero con paciencia, y amor incondicional todo es posible, además tratar de no repetir historias sino crear la nuestra basada en la Crianza con Apego!!

Te envio un abrazo enorme!!

Saludos

Ana P. dijo...

Hola Martha, llegué a tu blog porque leí el comentario que hiciste en el blog de Silvia (Creciendo Unidos) y vi que eres de Colombia y que estas informándote sobre la opción de educar a tu hijo en casa. Yo vivo en Bogotá, educo a mis cuatro hijos en casa y poco a poco hemos ido encontrándonos con más familias que están en lo mismo. Todavía no somos muchos por eso me emociona encontrar más colombianos. Si te interesa y vives cerca, estás invitadísima a que nos conozcamos en una de las reuniones que tratamos de hacer con regularidad.
Si no vives cerca, de todos modos el contacto puede ser por emal o teléfono.

Rose dijo...

Martha, gracias por tu bienvenida...
El libro que buscaba era "Disciplina positiva" de Jane Nelsen. He visto que aunque no lo tienen en mi biblioteca, puedo pedirlo en préstamo interbibliotecario, y me interesa mucho, por algunos artículos que he leído por la red...
¿Así que fan de Carlos González? Cuando leí "Bésame mucho", la visión de mi propia maternidad cambió por completo...

Un beso.

Rose dijo...

Por cierto, en la línea de Carlos González, pero por lo visto algo más completo, me han recomendado "Su hijo, una persona competente", de Jesper Juul. ¿Lo habéis leído? Es una de las próximas lecturas que tengo en mente, y me gusta conocer opiniones de otros padres, y como les han influído ciertas lecturas...

Martha dijo...

Hola!!

Ana, bienvenida a este espacio que también es tuyo, gracias por visitarnos!! Me alegra mucho encontrarte y me emociona!!! En realidad eres una luz de esperanza en este camino, y claro me interesa mucho tu ofrecimiento, muchisimas gracias, te envio un mensaje privado para ver como hacemos ok!!

También aprovecho para felicitarte por tan excelente labor que haces, mira que educar en casa a tus cuatro hijos, debe ser una aventura genial!! Felicidades!!

Te envio un fuerte abrazo!!

Martha dijo...

Hola!!

Rose, claro estan las puertas abiertas!! Te cuento Este libro: "Su hijo, una persona competente", no lo he podido conseguir pero ya eres la tercera persona que me lo menciona jejeje, asi que tendre que buscarlo para leerlo porque me llama mucho la atención.

Carlos Gonzalez hizo que empezara a vivir de forma más consciente mí maternidad, que cambiara las ideas erradas y las reemplazara por las reales, por las justas y sobre todo por las que mí corazón me pedia a gritos y yo no podia oir, aprendí a escuchar mí instinto y mí forma de ver las cosas cambio, aveces lo leo y lo vuelvo a releer, porque es un libro que aterriza a las mujeres, que como yo tenían una idea muy diferente de lo que realmente significa ser Mamá!!!! No es facil encontrarse con uno mismo y aceptar que la cosas son diferentes pero es un paso necesario para afrontar lo que viene...

Oye me alegra que consigas ese libro en prestamo interbibliotecario, no he tenido la oportunidad de leerlo pero personalmente a mí Jane Nelsen, me encanta, tengo algunos articulos publicados en el blog, así que me imagino que por medio de ellos llegaste, y me alegra, asi podemos seguir intercambiando información, porque a mí este tema me encnata!!

Me extendí de nuevo, pero te envio un abrazo y te deseo una excelente lectura!!

Esta noche visito tú blog con más calma ok!!

Saludos

artemis dijo...

hacerlo bien es sencillo...dice el texto...a mi no me parece tan sencillo...donde poner esos famosos limites es muy delicado...lo que para mi es suficiente para ti aun no llega...como saber donde parar??

felicidades por el blog

Martha dijo...

Hola!!

Artemis, si es muy cierto lo que dices, en la teoría suena muy fácil, pero creo que el Amor supera todo, cuándo aprendes a colocarte en los zapatos de tu bebé, aprendes a conocerlo, comprenderlo y a identificar sus necesidades, sin pretender cambiarlo ó imponerte ante sus momentos de enojo si empatizas y te enamoras de tú bebé, las cosas son más llevaderas y mas fáciles de manejar, en muchas ocasiones influye mucho la crianza que tuvimos, y es ahi en donde aprendemos a reconocer nuestros propios errores, para cambiar de actitud y ofrecernos sin reservas y sin condiciones a nuestros hijos.... El gran reto esta en los padres que son los que tienen que cambiar sus creencias erradas y reemplazarlas por las correctas, para poder ofrecer una Crianza Respetuosa a sus hijos, es como no querer repetir historias y ahí está el valor....

Nuestro instinto es clave en los momentos más importantes y en los que debemos tomar desiciones, ya que siempre recibiremos consejos no deseados, criticas y demás cosas depende de nosotros el aceptarlos ó no, porque si estamos seguros de los que estamos haciendo no tendríamos porque dudar...

Los limites son realmente un tema complicado pero va de acuerdo al estilo de vida y necesidades de cada familia... Creo que debemos parar en el momento en que se pueda ver afectado alguno de sus integrantes, ya que por ningún motivo podrías permitir el castigo, la humillación ó algo más grave.

Te envio un saludo muy grande ya sabes eres super bienvenida a este espacio, que es para todos, pregunta cuanto quieras, si te puedo ayudar con gusto lo haré, sino buscamos respuestas...

Besitos

leito dijo...

Soy Leonela y pienso que un hijo es un nuevo soplo de Dios el cual me pide que atraves de mis manos y de mi amor lo cuide ya que le pertenece,y no sería justo dañar una obra maestra de la creación.
Saludos a todos.

Martha dijo...

Hola!!

Leonela, Bienvenida, gracias por visitarnos y por comentar!! Me parecen unas palabras muy ciertas y muy bonitas las que nos compartes, aunque muchas veces algunos padres andan tan ocupados en otras cosas que no se dan cuenta que sus hijos lo único que les piden es atención y amor, es triste ver como en nuestra sociedad y en el mundo algunos niños son maltratados, humillados y manipulados, vemos como se les trata sin respeto, por ello debemos seguir luchando para cambiar esto y lograr que la Crianza con amor y Respeto sea una forma oficial en todos los países para sacar a nuestros hijos adelante y que muchos niños sean felicies!!! Muchas gracias!!

Te envio un abrazo enorme!!