"Los hijos son como viajes al interior de una misma en los cuales el cuerpo, la mente y el alma cambian de dirección, se vuelven hacia el centro mismo de la existencia"
Isabel Allende



5.11.08

"Yo Solito" las nuevas palabras de nuestro hijo

Nuestro hijo cada día nos pide hacer algunas cosas el solito, nos sorprende con cada nuevo descubrimiento y me siento muy orgullosa de él, se que debemos ayudarlo a ser independiente por ello trato de evitar el "No" para los momentos en que realmente sea necesario, es dificil pero encontre una regla de oro: Por cada No, debes decirle dos Sies" Ya que es muy importante respetarle el deseo de hacer las cosas por sí mismo, (siempre que esto no implique un peligro); en esta etapa, lo que los niños necesitan es reafirmar su autoestima y muchas veces los adultos no lo entendemos así y colocamos etiquetas en los niños.

Creo que debemos enfoncarnos en las cosas que hacen bien y no en lo que no hacen, también es importante No tomar los berrinches como “caprichos”, sino que hay que entenderlos como la forma que tienen los niños de esta edad para expresar el descontento que les provoca la contradicción entre su deseo de independencia y su realidad de dependencia, aunque la gente no crea los niños nos entienden y debemos consolarlos cuándo se den cuenta de que no puede hacer algo y se sientan frustrados por ello, sin enojarnos y explicándole que ahora puede hacer algunas cosas y que cuando sea más grande podrá hacer muchas más.



Les comparto este articulo:

Tu bebé empieza a disfrutar de más autonomía

Durante los primeros meses de vida, tu bebé depende de ti totalmente, pero cuando empieza a moverse por sus propios medios, aunque sea gateando, empieza a ser autónomo.
Mes a mes comprobarás cómo va haciendo cada vez más cosas por sí mismo. Esto supone más trabajo para ti (porque tienes que estar más pendiente de él) pero también te hace sentirte orgullosa y feliz de ver cómo tu peque va creciendo. Tu hijo tiene todo por aprender en este mundo, y tú puedes guiarle, con mucho amor y paciencia, para que cada paso que dé asiente su seguridad. Aquí tienes algunos de los avances más importantes en los que puedes ayudar a tu hijo. Recuerda que las edades son aproximadas, cada niño es completamente diferente y tiene su propio ritmo:

“Ya como solito”Al principio pondrá todo perdido; sólo es cuestión de paciencia. Entre el año y medio y los dos años él mismo te pedirá que le dejes comer solito. Le será mucho más cómodo si los cubiertos están adaptados para él. La cuchara debe estar especialmente diseñada para sus pequeñas manitas. También es recomendable que su vaso tenga asas, y que no sea de un material que se rompa fácilmente. No le regañes si tarda mucho o si pone todo perdido al intentar comer él solito: al fin y al cabo, está aprendiendo. colocale un babero que impedirá que se manche la ropa. No le dejes comer viendo la televisión, le distraerá y tardará más en comer. Empieza a acostumbrarle a lavarse los dientes después de cada comida, para que aprenda cuanto antes este hábito.

“Ya me visto solito” Déjale que elija su propia ropa. Tú siempre puedes intentar orientarle sobre los colores que mejor combinan, pero es bueno que vaya desarrollando sus propios gustos y aprenda a tomar decisiones. Sobre los dos años de edad los niños pueden empezar a vestirse solos. No te impacientes; es mejor que os levantéis diez minutos antes todas las mañanas y que se vista con tranquilidad a que acabes haciéndolo tú porque tenéis prisa. Con algunos pequeños trucos será más fácil: cómprale ropa que tenga pocos botones, opta por los corchetes, los pantalones de gomas y el velcro para los zapatos, un dibujo en la parte exterior de los calcetines le ayudará a saber cuál es de cada pie, igual que los jerseys con un dibujo en la parte delantera.

“Ya voy al baño solito”A partir de los dos años el niño empieza a controlar los esfínteres (pero no olvides que el ritmo de cada niño es diferente). Cuando detectes que el niño está preparado para dejar los pañales, cómprale un orinal, cómodo y fácil de limpiar, con una base de goma para que no se desplace y así evitar vuelcos accidentales. Cuando ya sea capaz de controlar mejor el pipí y la caca -el aprendizaje suele durar unos 2 o 3 meses-

“Ya ayudo en casa” Como todos los miembros de la familia, los niños deben participar en el hogar colaborando; sólo tienes que asignarles tareas de acuerdo con su edad. Una buena forma de empezar es recogiendo sus juguetes. Las primeras veces, ayúdale tú y haz que se convierta en un juego. Si alguna vez refunfuña, no insistas mil veces ni le regañes, sólo déjale claro (sin gritar lo más mínimo) que no hará ninguna otra cosa hasta que no recoja. Es algo que puede hacer aun siendo muy pequeño. Después vendrán: ayudar a poner y quitar la mesa (sin llevar cuchillos ni objetos calientes o frágiles), hacer su cama, doblar su ropa y echarla a lavar…

Parecen muchas tareas para un niño tan pequeño, pero, si perseveras en su aprendizaje y tienes paciencia, conseguirás que tu peque aprenda a valerse por sí solo de forma divertida, y potenciarás su autoestima y su confianza en sí mismo.

Por Aurora Rodriguez
Sitio oficila Aquí

2 comentarios:

Elena dijo...

que buen reportaje amiga y la foto me encanto¡¡¡ es david verdad?

Laura Bernhein dijo...

Me encantó Martha!! Muy útil la información y respetuoso el acercamiento al tema, gracias!